domingo, 10 de junio de 2012

Amigo motorista

Amigo motorista:

Sé que te han mirado con cara del más repugnante de los desprecios al adelantar una enorme hilera de coches que esperaban un semáforo. Sé que cuando se abre dicho semáforo no te dejan salir el primero, y sé que cuando intentas meterte entre dos vehículos te hacen la cobertura para que sea como sea, no pases.
Sé que por muy prudente que seas en tu conducción siempre serás "el niñato de la motito". Sé que te has caído y la atención que te han prestado te ha resultado insuficiente. Sé que te habrán robado el bombín, y puede que algún espabilado te haya robado alguna vez las carcasas. Sé que después tú has sido el espabilado que ha ido a robar otras, y sé que tienes un amigo que te dice: "¿me puedes llevar?" Y sé que te dura más el depósito en reserva que lleno. Sé que piensas que no es normal la frecuencia con la que te vuelve a brillar el piloto rojo del aceite, y que la mayoría de veces pasas de él.
Sé que cuando la compraste dabas vueltas como un tonto y que la tenías impecable, y que algún día se te pasó por la cabeza, o incluso lo hiciste, limpiarla.
Sé que no hiciste los test de la autoescuela y que seguramente se te olvidaron los guantes para ir a hacer la parte práctica.
Sé que si se te ha pinchado una rueda se ha dado cuenta antes tu colega que tú y sé que te han dicho: "te echa mucho humo el escape".
Sé que has visitado el taller y te han dicho: "esto te pasa por hacer el tonto".
Sé que tu madre piensa que conduces un AirBus y teme por tu frágil vida.
Seguramente te hayas quemado la pierna alguna vez con este y sé seguro que pasas frío cuando es invierno por las mañanas. Sé que te creíste más chulo, más atractivo y más viril cuando empezaste a conducirla.
Sé que es una vida dura, aunque sea también bonita.

Pero amigo motorista, yo, a diferencia de los anuncios de teletienda, no tengo la solución. Solo tengo un abrazo empático y un mensaje de ánimo.

Dirección General de Tráfico.

Es broma.

1 comentario: